isoflavones

  isoflavones  isoflavonen  isoflavones



Las soyas

El cultivo del frijol de soya - Glycine max- se centraba fundamentalmente en el noroeste de China. La soya era considerada como una de las 5 cosechas santas, además del arroz, del trigo, de la cebada y del miso. Las soyas se han utilizado en el mundo occidental solamente desde el vigésimo siglo. La primera referencia Europea que se tiene de la soya se remonta al siglo XVII.

La soya es una planta leguminosa como los guisantes o las habas verdes. La soya no es muy exigente en suelos muy ricos en nutrientes, por lo que a menudo es un cultivo que se emplea como alternativa para aquellos terrenos poco fertilizados que no son aptos para otros cultivos. Las soyas se pueden producir en una variedad de suelos y de una amplia gama de climas, forma que se extiende del Brasil tropical al Hokkaido nevoso de la isla en el norte de Japón. La planta de la soya es una planta melenuda erguida de cerca de 0,7 a 1,4 m. Esta planta alcanza los 80 cm de altura, la semilla de soya se produce en vainas de 4 a 7 cm. de longitud. Cada vaina de soya contiene de 2 a 4 porotos de soya. La semilla de soya tiene una forma desde esférica hasta ligeramente ovalada. La semilla de soya entre los colores más comunes se visualizan el amarillo y negro.

Las soyas son muy nutritivas

Las samillas de soya presentan un valor nutricional excepcional. Se ha descubierto además numerosos beneficios a la salud humana que producen determinados nutrientes presentes en ella. Las soyas contienen : 36 g proteínas, 18% de lípidos , 30% de hidratos de carbono, 4% de fibra bruta 2% de lecitinas. Además, la soya contiene otros nutrientes esenciales como el calcio, zinc o las vitaminas del grupo B. La soya está compuesta por una gran variedad de compuestos fitoquímicos, en particular de isoflavonas. La soya contiene todos los aminoácidos esenciales necesarios para cubrir los requerimientos del ser humano. La soya es una excelente fuente de proteínas, la cual se convierte en un complemento idóneo en dietas vegetarianas.

Las soyas son sanas

El papel que la soya en la prevención de enfermedades crónicas continúa siendo una prioridad superior para los científicos alrededor del mundo. Ligando salud y el consumo de soya da resultados llamativos: baja el número de tumores que dependen de hormonas tales como cáncer de pecho, cáncer de la próstata, estabilidad ósea, un riesgo más bajo de desarrollar osteoporosis y un índice extremadamente bajo de los síntomas de la menopausia para las mujeres chinas o japonesas. Se ha logrado determinar que el consumo de 1 a 2 raciones de soya a la semana reduce el riesgo de cáncer rectal en un 80% y el de cáncer de colon en un 40%. Esto explica porqué los síntomas de la menopausia, como son sofocos, fatiga, sudor nocturno y cambios en el estado de ánimo , el osteoporosis y los cánceres llegan a ser solamente frecuentes en países occidental. La haba de la soya es entonces un factor muy importante para la buena salud.

La soya es rica en isoflavonas

Sin embargo, los elementos alimenticios principales de la soya tales como proteínas, aceite vegetal y carbohidratos no son los factores determinantes, las isoflavonas que son parte de sustancias vegetales secundarias son responsables de la protección de esas características. Las soyas secadas contienen cerca de 200 mg isoflavonas por 100 g de soya.
Si te gusta esta página, haga clic en el botón +1 de arriba. ¡Muchas gracias!
e-mail - Disclaimer, privacy policy, copyright - ©2014, Isoflavones.info